¿CÓMO AFECTA EL CALOR A LOS PRODUCTOS IBÉRICOS?

Las altas temperaturas no son un problema manteniendo una adecuada conservación

@dehesadesolana

Con el verano casi todas las familias recurren a los ibéricos como una de las opciones favoritas para completar comidas y cenas, que se vuelven algo más informales y sencillas.  Por ello algunos nos habéis preguntado si, con el calor, se debe tomar algún tipo de precauciones para la conservación del ibérico.  Para vuestra tranquilidad, sabed que no tiene porqué haber ningún problema con el consumo de jamón u otros productos ibéricos a lo largo del verano, a pesar de las altas temperaturas.

 

El jamón y los productos ibéricos son uno de los grandes comodines del verano. Aprende a protegerlos de las altas temperaturas para consumirlo en sus mejores condiciones.

Los ibéricos y sus conservantes naturales

Tanto el jamón ibérico como el resto de chacinas han seguido un cuidadoso proceso de curación a través de una serie de elementos que facilitan, en sí mismos, la conservación del producto.  Concretamente hablamos de la sal, para el caso del jamón, y de la sal y otras especias como el pimentón, para el caso de los embutidos como el chorizo.  Estas especias son conservadores naturales que, junto con el secado, aumentan la duración del producto como apto para el consumo y sin necesidad de frío.

Sobre si afecta el calor a los productos ibéricos ahora en verano la respuesta es no, siempre que los conservemos en un lugar fresco y seco, y si es posible oscuro.

No obstante, y aunque no necesitan frío, siempre hay que mantenerlos en un lugar fresco y seco.  Sobre todo los productos envasados, que podrían perder la presión del vacío ante temperaturas extremadamente calurosas.  Es por ello que algunos optan, directamente, por meter los loncheados en la nevera y sacarlos un rato antes de consumirlo.

Nuestra recomendación en el caso de los productos loncheados es mantenerlos entre 4 y 6 grados para su óptima conservación y que no pierdan el vacío.

La temperatura ideal del jamón y paletilla al natural, es decir, la pata que cortamos desde el jamonero, es entre 22 y 25 grados.  Procura conservarlo siempre en un ambiente seco y en el que no le dé el sol directamente.  Para disfrutar del mejor sabor, ¡aprende a cortarlo! Y en este caso no se te ocurra meterlo en la nevera.

Cabecera Correo

El frío resta mucho sabor al jamón y al resto de los productos ibéricos.  Si los mantienes en la nevera sácalos por lo menos media hora antes de consumirlos

¿Te ha gustado este artículo sobre cómo afecta el calor a los productos ibéricos?  Si es así, ¡compártelo!

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *