¿CÓMO CONSERVAR MEJOR LA CARNE?

Toma nota de estos consejos para conservar mejor la carne

 

Seguimos confinados por causa del coronavirus Covid-19, aunque a partir de la semana que viene, con la salida de los niños de casa, se atisba un cambio a mejor para todos.  En todo caso, la recomendación sigue siendo quedarse en casa.  Y esto incluye procurar no salir a comprar todos los días, sino más bien semanalmente.  ¿Cómo conservar la carne para que nos dure más?  Desde Educarne, el centro de Formación, Desarrollo e Innovación del comercio especializado cárnico, nos ofrecen sus consejos profesionales para su mejor conservación.

 

Con el confinamiento y la crisis del coronavirus Covid-19 nuestros hábitos de consumo han cambiado, y ahora hacemos compras más grandes y más espaciadas en el tiempo

 

Nuevos patrones de consumo

Adquirir productos frescos en mayores cantidades implica la necesidad de extremar las condiciones de conservación.  Esto es especialmente importante en el caso de las carnes y derivados cárnicos.  Para mantener la seguridad y la confianza de que estos alimentos continúan conservando todas sus propiedades a la hora de su elaboración y consumo, conviene tener en cuenta factores como la conservación en frío, el proceso de congelación y descongelación, y la fecha de caducidad.

En las tiendas de Dehesa de Solana encontrarás productos cárnicos tanto congelados como frescos, además de los jamones y chacinas ibéricas

 

 

Sigue estos consejos profesionales de para conservar mejor la carne

 

1 Respeta las temperaturas

La temperatura correcta de conservación de alimentos está entre los 0 y los 5 grados centígrados.

Lee las etiquetas de nuestros distintos ibéricos para ver cuál es la temperatura ideal de conservación del jamón y otros productos

 

2 Coloca la carne en su sitio

Para su mejor conservación en la nevera, deberás poner la carne en el estante inferior.  Esta es la zona más apropiada para los productos muy perecederos.

Juntos, pero no revueltos:  cuidado con la contaminación cruzada entre carnes, pescados y verduras, tanto dentro como fuera de la nevera

3 Mantén la cadena de frío

Compra siempre al final los productos congelados para que no se inicie el proceso de descongelación durante la vuelta a casa.  Utiliza bolsas térmicas para este efecto.

4 Congela el producto fresco

Si necesitas una conservación durante más tiempo, puedes congelar la carne comprada.  Los congeladores domésticos alcanzan una temperatura de menso 18 grados y permiten la conservación durante seis meses.

Si congelas, envuélvelo siempre en papel film o mételo en una bolsa o envase, e identifica el producto y su fecha de congelado

 

 

5 Descongela con tiempo

Desde Educarne aconsejan sacarlo del congelador al frigorífico con 24 horas de antelación.  Recuerda que un producto descongelado no se debe volver a congelar, porque se corre el riesgo de acelerar la multiplicación de bacterias.

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir

 

 

 

 

.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *