cn4

¿CÓMO DISTINGUIR EL JAMÓN IBÉRICO EN EL LINEAL DEL SUPERMERCADO?

A la hora de comprar hay que fijarse en algunas cosas para distinguir el verdadero jamón ibérico

¿Sabrías reconocer, a simple vista, si un jamón es ibérico? Esta pregunta, que parece fácil de contestar, no lo es tanto. De hecho, si hacemos una encuesta, seguramente sean muchos los que responderán afirmativamente. Sin embargo, la similitud física en algunos formatos, como pueda ser el loncheado, no lo ponen tan fácil. Toma nota de estos consejos para distinguir el jamón ibérico en el lineal del supermercado de otros jamones que no son ibéricos.

Algunos jamones, como el serrano, pueden confundirse con el jamón ibérico al ser similares en la presentación y el color, especialmente en su versión de loncheados

El jamón serrano y el ibérico se parecen físicamente, pero tienen unas particularidades organolépticas en lo que se refiere al gusto y el olfato que los convierten en productos completamente diferentes.

La calidad del ibérico versus otras calidades

A todos nos gusta lo bueno, y a estas alturas ya sabemos que el jamón de mayor calidad es el jamón ibérico. De otro lado, existen otras variedades de jamón también muy conocidas, como el jamón cocido y el jamón serrano. El cocido no presenta ninguna duda a la hora de diferenciarse del ibérico. Sin embargo, en la amplia gama comercial de jamón existen otras variedades muy parecidas en cuanto a su apariencia física y que pueden llegar a confundir. Es el caso del jamón serrano, por ejemplo: muy parecido en el nombre, en la morfología del producto y en su color.

¿Quién no ha ido a comprar con muchísima prisa, quedando abrumado por una gran cantidad de productos todos muy parecidos, en el lineal, por ejemplo, de los yogures, para llevarse a casa el que no era? Exagerando un poco, esto mismo puede llegar a suceder cuando vamos a comprar jamón ibérico.

Errores frecuentes a la hora de comprar jamón ibérico

-El primer “error” podría estar, sin ir más lejos, en llevar paletilla y no jamón. Aunque no sea grave, el producto tampoco es el mismo. La paletilla se refiere a la pata delantera del cerdo, mientras que el jamón es la pata trasera. En cuanto a sabor, una y otro son muy parecidos, aunque su morfología y rendimiento hace que a veces se usen para unas cosas u otras. En cualquier caso, la diferencia más notoria seguramente esté en el precio, marcado especialmente por el tiempo de curación. Además de, por supuesto, en el etiquetado del producto.

-Coger jamón serrano y no ibérico. Una de las características propias del jamón ibérico es que, al ser una pieza grande, permite su presentación en muy diversos formatos (lonchas, trozos, taquitos, huesos…). Toda esta diversidad de presentaciones, unida al parecido físico en cuanto a color y el hecho de que indique “jamón”, podría hacernos coger el jamón serrano en vez del jamón ibérico. Ese sería el error más frecuente, seguramente muy alentado por el precio, que siempre va a ser muy inferior en el serrano.

El jamón ibérico de bellota será siempre el más caro, entre otras cosas porque el cerdo ibérico se cría en libertad en el ecosistema único de la dehesa, un tipo de campo cuajado de encinas y alcornoques, en lugar de criarse estabulado como el cerdo blanco

-Llevar jamón de pato o preparados veganos. Este error será el menos habitual, pero también podría pasar, ya que en la etiqueta de estos preparados se indica, con gran protagonismo, el “jamón” como identificativo del producto. El color, además, será también parecido al del jamón ibérico.

La manera más segura de no equivocarse es leer en la etiqueta del producto

¿Cómo evitar errores a la hora de comprar jamón ibérico?

Para no caer en trampas o confusiones creadas por nuestro propio despiste, nada mejor que leer atentamente la etiqueta del producto. De esta manera estaremos cien por cien seguros de lo que compramos, ya que la norma del etiquetado del ibérico es muy estricta, en el sentido de garantizar la trazabilidad y origen del producto. Sólo será ibérico cuando diga ibérico, y podrá ser 100% ibérico o ibérico del 50%.

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

.