jamon-DOP-Dehesa-de-Extremadura

¿QUÉ ES LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN DEHESA DE EXTREMADURA?

Las claves de la D.O. más exigente en España: la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura

A la hora de incluir el jamón en la cesta de la compra, muchos desconfían.  Por ello, van a la marca más conocida y a aquella que ofrezca todas las garantías. Hablamos de la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura.  Esta es, en realidad, un sello de calidad por el que te aseguras comprar por lo que realmente pagas:  el mejor jamón ibérico de bellota. Sigue leyendo, porque a continuación te explicamos en qué consiste la D.O. más exigente con los ibéricos. 

El mayor sello de calidad en jamones lo aporta la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura, una certificación a la que Dehesa de Solana se encuentra adscrita.

¿Qué es la Denominación de Origen?

La Denominación de Origen en gastronomía hace referencia a un tipo de sello distintivo que supone el reconocimiento de calidad de un producto originario de un país o región. En el caso concreto de los jamones ibéricos, la denominación de origen con más renombre en todo el territorio nacional es la D.O. Dehesa de Extremadura.

Por qué no todos los jamones tienen denominación de origen

Ni todos los cerdos son rosas, ni todos los jamones ibéricos cuentan con la certificación de calidad de la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura: sólo aquellos que cumplen unos parámetros muy exigentes en torno al hábitat de cría del cerdo ibérico, su alimentación y su proceso de producción.  Por esta razón posiblemente habrás visto  también las siglas D.O.P. (Denominación de Origen Protegida).

cerdos-dehesa-de-solana

Extremadura constituye todo un paraíso ecológico para las especies ganaderas como el cerdo ibérico, gracias a la riqueza de un ecosistema único y bien conservado como es la dehesa

El origen de la D.O. Dehesa de Extremadura

Como explican en la página web oficial del sello de calidad:  “El Consejo Regulador de la Denominación de Origen «Dehesa de Extremadura», comienza su andadura la primavera de 1990 ( D.O.E 30/05/90), siendo ratificado por el Ministerio de Agricultura posteriormente (B.O.E 02/07/90). La unión Europea reconoció en Junio de 1996 a Dehesa de Extremadura como Denominación de Origen Protegida (DOP) avalando de este forma a nivel comunitario el prestigio y la calidad de los jamones y paletas ibéricas acogidas por nuestro Consejo Regulador”

¿Cuáles son los requisitos para tener la etiqueta de Denominación de Origen Dehesa de Extremadura?

-La ubicación: Mediante esta D.O. se garantiza que los cerdos cuyas paletas y jamones están marcadas con este sello de calidad tienen su origen en Extremadura

El tipo de porcino:  Las piezas certificadas provienen siempre de animales de raza porcina ibérica pura, o aquellos cruzados del 75% (en este caso los cerdos tienen un 25% de sangre de la raza autorizada Duroc-Jersey).

La alimentación:  El proceso de engorde o última fase de la alimentación de ese cerdo ibérico se realizará en la montanera, con la ingesta de bellotas y hierbas naturales. 

Ratio cerdo/hectárea:  Sólo serán aptos para esta denominación de origen los productos procedentes de animales criados con buen espacio para correr y comer al aire libre.  Esto es, la certificación exige entre dos y seis hectáreas por cerdo.

(Foto portal oficial Dehesa de Extremadura)

En Dehesa de Solana contamos con diferentes partidas de jamones para satisfacer la demanda de todos los bolsillos: algunos con el sello de la denominación de origen, y otros no, pero todos cuentan con la etiqueta de la trazabilidad que asegura el tipo de jamón y su calidad.

Así se garantiza la autenticidad de la D.O. Dehesa de Extremadura

Y al que le preocupe aquello de “quién vigila al vigilante”, se puede quedar tranquilo.  Aunque cualquier ganadero pueda solicitar la adscripción a este sello de calidad, obtenerlo y mantenerlo una vez conseguido, sólo será posible cumpliendo a raya con los estrictos controles que realiza el consejo regulador.

En este sentido, el consejo regulador hace constantes exámenes que se inician con una primera visita a la explotación, y que pasan por el control racial del cerdo, su peso y edad. Además, vigilarán (a veces sorpresivamente) la adecuación de la alimentación del cerdo para cumplir esos criterios tan estrictos, midiendo la ratio cerdo/hectáreas y con analíticas de la grasa que aseguran los parámetros adecuados de ácidos grasos esperables tras la ingesta de bellotas.

(Foto portada: JamonLovers)

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

.