TRABAJOS DE CONSERVACIÓN DE LA DEHESA

Arrancamos los trabajos de conservación de la dehesa para preservar un ecosistema único en el mundo

En Dehesa de Solana somos conscientes de la importancia de mantener un modelo de desarrollo sostenible que contemple la preservación y mejora de la calidad medioambiental y la biodiversidad de la región. En nuestro caso, nos referimos a la superficie agraria de la dehesa: una formación propia del paisaje extremeño por la que debemos trabajar, en aras de su conservación.  Sólo así podremos preservar especies como la del cerdo ibérico y la tradición de su producto.

Sólo mediante la conservación de este patrimonio cultural y natural de las fincas, con toda la biodiversidad de la dehesa, podremos mantener viva la tradición del producto ibérico de bellota

La importancia del ecosistema
La dehesa es uno de los ecosistema forestales de mayor valor ecológico de Extremadura, por la alta biodiversidad que alberga y su importancia. Un papel no sólo medioambiental, sino también económico y social.

En Dehesa de Solana participamos en un programa de reforestación y mantenimiento de la dehesa

La intervención del factor humano en el campo no es gratuita, y en ocasiones ha dado lugar a ciertas prácticas agroforestales, como el sobrepastoreo, que han impedido la necesaria regeneración natural del arbolado. Es por ello que debemos volver a intervenir, esta vez para eliminar el proceso de degradación y compensar la incompleta espesura de la cubierta arbórea.

Trabajos de conservación de la dehesa 

En  estos días hemos iniciado una serie de trabajos encaminados al mantenimiento y regeneración de estos campos adehesados que tanto queremos y admiramos. Y que son, como todos sabéis, la base de nuestro negocio como ganaderos y productores del cerdo ibérico.

La reforestación se hace fundamentalmente de encina y alcornoque, que son las especies naturales más favorecidas por las condiciones medioambientales y del terreno.
El papel del agricultor ha de ser siempre el mantener un equilibrio por la naturaleza, protegiéndola en la medida de lo posible de las condiciones del clima y del tipo de suelo, que en la dehesa tiene baja retención del agua.

Manteniendo el campo extremeño trabajamos en la conservación de su hábitat y de especies como el cerdo ibérico

La importancia de mantener el ecosistema

La intervención del factor humano en el campo no es gratuita, y en ocasiones ha dado lugar a ciertas prácticas agroforestales, como el sobrepastoreo, que han impedido la necesaria regeneración natural del arbolado. Es por ello que debemos volver a intervenir, esta vez para eliminar el proceso de degradación y compensar la incompleta espesura de la cubierta arbórea.

La perpetuación del sistema a largo plazo requiere del mantenimiento e intervención humana.

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *